Agrarismo 208, Escandón II Sección, Miguel Hidalgo, CP 11800, CDMX L - V 9:00-18:00; S 9:00-15:00 55 4830 8430

Neovagina

NEOVAGINA

La vagina es una parte integral de la identidad femenina, ya que es el punto de entrada a su intimidad. Dedicada a diferentes funciones durante la vida del paciente: sexualidad y reproducción, evacuación de la menstruación o incluso el nacimiento de un niño, constituye uno los órganos que define a la mujer.

La incidencia real de las malformaciones vaginales es difícil de evaluar. Las consecuencias en términos de sexualidad, fertilidad y pronóstico obstétrico de la mayoría de las anomalías vaginales son importantes. Por lo tanto, deben ser diagnosticadas y tratadas adecuadamente.

La creación de una neovagina suele ser necesaria en los siguientes casos: ausencia congénita de la vagina, contractura y estenosis vaginal, reconstrucción después de una cirugía resectiva neoplásica o radioterapia, y cirugía de afirmación de género.

En la actualidad existen diversas técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas que logran la creación de este órgano con morfología y fisiología similares a las vaginas que se desarrollan en forma natural.

¿Qué es la neovagina?

La neovagina es una estructura creada por los especialistas en aquellas personas que por determinada razón carecen de este órgano, por ejemplo en los casos de aplasia vaginal. Se puede definir como el proceso durante el cual los médicos construyen una cavidad vaginal entre el recto y la uretra.

El objetivo es producir una estructura con la profundidad y apariencia de una vagina originada biológicamente. Los métodos de creación de neovagina empleados pueden dividirse en dos grupos: técnicas no quirúrgicas y técnicas quirúrgicas.

Mientras que las técnicas no quirúrgicas se basan en la dilatación mecánica, los métodos quirúrgicos implican la tracción intraabdominal o el uso de transplantes alogénicos o autógenos.

Juan-Rivero-Ginecologo-en-Mexico-Especialista-en-Neovagina-001-compressor

En la medida de lo posible, debe darse preferencia a las técnicas mínimamente invasivas y a las que no implican transplantes viscerales, especialmente los transplantes digestivos.

Esta cirugía debe ser llevada a cabo por equipos capacitados y estar rodeada de una atención integral, particularmente psicológica. Independientemente de la técnica, en general, los resultados funcionales y anatómicos son buenos, permitiendo una vida sexual satisfactoria en más del 90% de los casos.

¿Para qué sirve la creación de neovagina?

La creación de neovagina se emplea entre otros para el tratamiento del síndrome de Mayer-Rokitansky, en anomalías cloacales, desórdenes de intersexualidad, malignidades vaginales o traumatismo vaginal severo, pero más recientemente ha encontrado un gran propósito en la cirugía de reasignación de sexo de hombre a mujer.

¿Cómo se realiza la cirugía de neovagina?

No existe un procedimiento estándar para la cirugía neovaginal. Es de resaltar que en la cirugía de neovagina se realiza la reconstrucción del complejo vulvovaginal en su totalidad. Existen muchas técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas que se utilizan a menudo para crear la vagina, las mismas incluyen diversos métodos de dilatación vaginal.

Algunas de ellas son por tracción como la operación de Vecchietti, se realiza por laparoscopia. Por disección del espacio entre la vejiga y el recto: operaciones de Davydov, Mc Indoe y Baldwing. Y el método de William.

La neovagina puede constituirse con el uso de injertos de piel, o injertos de piel y mucosa, técnicas de injerto de piel transposicional, técnicas laparoscópicas, cirugías de colgajo pediculado miocutáneo y fasciocutáneo, y cirugías de colgajo intestinal.

El método reconstructivo ideal debe proporcionar un canal vaginal con longitud, anchura y textura adecuadas que permitan la penetración sexual, proporcionen un aspecto cosméticamente atractivo, con una morbilidad mínima de las zonas quirúrgicas tanto del receptor como del donante, y con una baja incidencia de complicaciones generales.

La construcción de la neovagina puede ser muy compleja y desafiante. Cada método de reparación tiene sus ventajas y desventajas, que deben sopesarse cuidadosamente con las necesidades y características de la paciente, los objetivos de tratamiento deseados y la experiencia del cirujano con las diversas técnicas quirúrgicas.

¿Cómo es la recuperación?

Luego de la intervención se coloca un taponamiento vaginal que generalmente se retira 2 días después. Las pacientes pueden irse a casa el día de la cirugía, sin embargo, la mayoría pasará la noche en el área de recuperación de la clínica.

Antes de salir de alta hospitalaria, se le enseña a la paciente a usar dilatadores o sus dedos para aplicar crema de estrógeno dos veces al día para asegurar que la vagina mantenga su longitud y anchura.

Por lo general, durante las dos primeras semanas, habrá una secreción rosada o una pequeña cantidad de sangrado, lo cual es normal. Este proceso no suele ser doloroso para la paciente. El coito puede comenzar tan pronto como la secreción rosa o el sangrado se detenga, usualmente 2 semanas después de la operación.

En la mayoría de los casos, la dilatación vaginal en sí no es necesaria. Los dilatadores se usan diariamente para asegurar que la vagina no deje ninguna cicatriz, y para mantener su anchura y longitud, sin embargo los dilatadores no suelen ser necesarios para estirar, ensanchar o alargar la vagina.

La paciente no necesita un examen de seguimiento hasta 6 semanas después de la cirugía, siempre y cuando el dilatador esté pasando a la profundidad adecuada sin ninguna complicación.

¿Cuáles son los riesgos?

Como cualquier operación, existen riesgos propios del acto quirúrgico y aquellos inherentes a la técnica de cirugía de neovagina empleada, que en general son los siguientes:

  • Fístula recto-vaginal.
  • Fístula uretro-vaginal.
  • Prolapso útero-vaginal.
  • Colitis.
  • Necrosis.
  • Peritonitis.
  • Estenosis vaginal.
  • Daño neurológico.
  • Olor vaginal en neovagina de origen intestinal.

Las mejoras en las técnicas quirúrgicas a lo largo de los años, han demostrado que la cirugía de neovagina puede asegurarle a la paciente la satisfacción integral, además de escasas complicaciones postoperatorias.

La cirugía de neovagina es un procedimiento que debe ser llevado a cabo por un médico especialista, pues requiere de conocimientos específicos del área a tratar y de destrezas propias del acto quirúrgico.

En caso de que usted desee agendar una consulta con el Dr. Juan Rivero Corona, Ginecólogo en CDMX, no dude enviarnos un mensaje a través del formulario de contacto. El Doctor Rivero se especializa en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la cirugía de neovagina.

Juan-Rivero-Ginecologo-en-Mexico-Especialista-en-Neovagina-002-compressor

Agendar Consulta

    Call Now Button